Espera ¿No tienes tiempo de leer todo el post? Bájalo GRATIS en formato AUDIO con ideas extra

Solo por compartir o dar ‘me gusta’ desbloquearás aquí mismo GRATIS el AUDIO COMPLETO. Lleva este contenido contigo a donde vayas y escúchalo mientras corres, haces deporte, viajas a tu trabajo, o cuando tienes un tiempo para ti.

Solo has clic en el botón de tu red social favorita y aparecerá el audio. Podrás escucharlo aquí o descargártelo.

Una creencia es aquello de lo que una persona está profundamente convencida. Una creencia es una idea profundamente arraigada en la mente inconsciente y que forma parte del mundo que una persona ve. Si alguien ataca en algún nivel a alguna creencia que tengas, instintivamente te sentirás atacado/a y te pondrás a la defensiva. Esto sucede todo el tiempo en la vida diaria porque siempre estamos hablando y actuando desde las creencias.

Una persona cristiana está convencida de la existencia de Dios. Ve y dile a un cristiano que Dios no existe y se enojará. Una persona que es de cierto partido político automáticamente lo defenderá y defenestrará a cualquier político de la oposición sin importar nada. Una persona que está convencida de que un amigo es alguien que no oculta nada se ofenderá mucho cuando un amigo le oculte algo, aunque ese algo fuera por su bien. Un ateo se reirá si vienes a explicarle la existencia de Dios. Una persona machista verá siempre a la mujer como menos capaz que el hombre. Por eso en la Introducción al curso citamos una frase de Confucio:

“No vemos las cosas como son, vemos las cosas como somos nosotros.”

Tu mundo se rige por las creencias que tienes profundamente arraigadas, y ni siquiera las pones en consideración. Están allí, ya fueron aceptadas y a partir de ahí verás el mundo que te rodea. Las creencias crean un filtro en la información que tu mente capta y acepta, por tanto, vas por el mundo viendo todo lo que es consecuente con dichas creencias. No crees lo que ves, sino que ves lo que crees. Filtrarás del mundo todo lo que te confirme tus creencias y omitirás el resto. Puedes comprobarlo con ejercicios sencillos.

Si estás esperando un/a bebé verás embarazadas por todos lados, verás coches con bebés y hasta te percatarás de las vidrieras con artículos de bebés. Si estás buscando comprar una casa de pronto estará lleno de carteles de venta por todos lados. Si te has comprado un nuevo auto, cuando salgas a la calle verás ese modelo por todas partes. Pero todo esto es mucho más complejo y más profundo de lo que piensas. Si crees que lo haces todo mal, verás de tus resultados todo aquello que salió mal y reconfirmarás tu creencia. Si eres ferviente creyente en Dios entonces verás en el mundo todas las señales que te confirman su existencia. Si crees que el mundo es un asco verás todo el día todas las cosas malas a tu alrededor y reconfirmarás el infierno en que vives. Si crees que la riqueza económica es mala entonces no importa lo que hagas, jamás ganarás mucho dinero, y si lo haces lo tirarás todo en distintas cosas porque “es malo tener mucho”. Luego te quejarás de lo mal que están las cosas, pero tú mismo/a lo has creado inconscientemente para ser consecuente con tus creencias.

Excelente. Hemos enviado un e-mail para confirmar tu registro. Puede tardar hasta 10 minutos en llegar. No olvides revisar SPAM ya que puede caer allí. Una vez verifiques tu dirección recibirás el regalo.

Todo lo que tú crees sobre ti mismo/a y sobre el mundo te ha sido inculcado. No naciste con ello. Un/a niño/a no tiene pudor a estar desnudo/a, pero a corta edad aprende la vergüenza de mostrar su cuerpo. Un/a niño/a no cree en deidades, pero dependiendo de la cultura en la que nazca creerá en un dios o en otro, o será ateo. Un/a niño/a no tiene partido político, pero según la familia en que nazca y la educación formal que reciba tendrá una opinión política. Un/a niño/a no es machista o feminista, pero la sociedad le mostrará lo que significa “ser hombre” y lo que significa “ser mujer”. Un/a niño/a no tiene juicios sobre sí mismo/a pero pronto los recibirá de afuera y los aceptará como propios.

La forma en que crecemos es percibiendo el exterior. Aquellas cosas que nuestra mente acepta como válidas pasarán a formar parte de nuestras creencias. Por ejemplo, tú puedes creer que eres idiota, pero yo te digo que eres inteligente. Bien, rechazarás mi afirmación, ya eres adulto/a, tu mente sencillamente te mostrará en un instante todas las veces en que has sido idiota y no dejará pasar la afirmación de que eres inteligente. Sin embargo si mañana alguien más te dice “Vaya, eso que hiciste es inteligente”, seguirás negándolo pero sin tanta fuerza. Si cada día alguien te dice “Eres inteligente” terminarás por asumir que lo eres, total, si todos lo dicen debe ser por algo ¿no? Con el tiempo te convencerás de que eres inteligente y empezarás a actuar de forma diferente. Serás inteligente. Nada cambió en ti a nivel genético, tu cerebro no evolucionó, no ingeriste ninguna droga que potencie tu inteligencia, sencillamente aceptaste que eres inteligente y ahora actuarás en consecuencia y serás inteligente. Lo mismo sucede a la inversa y puedes pasar de inteligente a imbécil por el mismo mecanismo.

Así pues tu mente ha sido condicionada para pensar de tal o cual manera. Y déjame decirte algo más. Nuestro cerebro es perezoso, funciona por lo que se conoce como la Ley del Mínimo Esfuerzo. Dicho de otro modo, si tiendes a pensar de cierta forma frente a algo sencillamente lo harás así siempre. Cuesta mucho trabajo pensar de forma diferente a lo que siempre lo hacemos, así que tiendes a reaccionar siempre igual ante los mismos estímulos, a decir siempre los mismos discursos, a enojarte siempre por las mismas cosas, a hacer siempre lo mismo que has venido haciendo cada día. Y si siempre haces lo mismo es esperable que tengas siempre los mismos resultados. Si quieres resultados distintos tienes que empezar a cambiar la forma en que piensas y en que haces las cosas. Esto ya lo decía Albert Einstein:

“Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo.”

Las creencias abarcan todos los aspectos de tu vida y las más fuertes se forman en tu infancia. En las niñas es normal que formen un modelo masculino basado en su padre o en aquel hombre que ejerció el rol paterno, si lo hubo. Por tanto en general las mujeres buscan hombres parecidos a su padre o, en su defecto, opuestos a él. También suelen formarse modelos femeninos de lo que debe ser una mujer basadas en su madre. Aprenderán a relacionarse con los hombres según cómo sus padres se relacionaban entre sí. Si el padre era abusivo con su madre seguramente la niña elegirá hombres que la traten mal, aunque sufra por ello. En el caso de los hombres sucede igual. Un varón forma un modelo femenino basado en su madre y luego elige parejas que se parezcan a ella o, si fue muy rebelde, que sean opuestas. Aprenderá lo que un hombre debe ser y cómo debe tratar a una mujer basándose en su padre. Esto es automático, ni siquiera lo piensa. La cosa se complejiza si el/la niño/a no es heterosexual, a lo que se sumará la presión social y familiar respecto a “lo que se debe ser”. Sin embargo, este patrón siempre está presente sin importar la identidad de género. Una mujer lesbiana tenderá a buscar en su pareja una personalidad basada en alguno de sus progenitores. Lo mismo para el varón.

¿Crees que no eliges de quién enamorarte? Pues sí eliges, lo haces a nivel inconsciente basándote en un modelo que tienes establecido en tu mente según tu creencia. ¿O acaso crees que quién te gusta lo hace porque sí nada más? Pues no, tu mente percibe de las personas muchas cosas, y cuando una persona se adapta a tu modelo automáticamente te sientes atraído/a por él o ella. A esto se sumarán cuestiones que verás luego respecto a tu vibración y a tu carácter como persona.

Actuarás con tus hijos casi como tus padres actuaron contigo. Actuarás con el dinero como tus padres actuaban con él, y así en todos los aspectos de tu vida. ¿Por qué crees que una mujer golpeada suele elegir siempre hombres violentos para relacionarse? ¿Por qué hay mujeres que se prostituyen por más sufrimiento que esto les cause? En general, reproducen los abusos de su infancia. Se volvieron su modelo del mundo y es lo que tendrán porque es lo único que es real para ellos/as. Así de compleja es la mente. Elegimos nuestros propios infiernos y no nos damos cuenta de ello hasta que es muy tarde.

¿Qué es real para ti? ¿A caso te lo has planteado? Según nuestra educación, la forma de vivir es tener un estudio, conseguir un empleo y tratar de mantenerlo tanto como sea posible. Luego nos jubilaremos con un salario bajo y terminaremos nuestros días de forma mediocre, dependiendo incluso de otros familiares. ¿Es ese el único modelo que existe? ¿No hay otra forma de vivir? Seguramente respondas que no, o incluso podrás alegar que sí hay otras formas de vivir pero que no son accesibles para ti. Pero no eres tú, es tu creencia arraigada que responde por ti, que automáticamente, por la ley del mínimo esfuerzo, hace el mismo razonamiento que ha hecho durante toda tu vida. Cuestionar las cosas es difícil porque cuesta energía, porque literalmente estás creando nuevas conexiones neuronales que llevará tiempo desarrollar. Tu cerebro intentará usar los canales energéticos que siempre utilizar porque así ahorra energía. Después de todo, su función principal es garantizar tu supervivencia, y ahorrar energía es parte importante de esta tarea.

Si quieres cambiar tu mundo tienes que empezar por cambiar tus creencias. Básicamente por cuestionar y ELEGIR en qué creer, no solo acatar lo que otros te han inculcado. Y eso no es fácil, pero es totalmente posible si quieres hacerlo. No dejes que tu vida sea como un barco en un océano tormentoso que solo va hacia donde las olas lo empujen, hacia donde el viento sople. Es hora de tomar el timón y elegir tu rumbo, y no es otra cosa que cuestionar tus creencias, sobre todo las limitantes. Imagina como podría ser tu vida si cambias creencias negativas por positivas, si cambias creencias limitantes por creencias potenciadoras. Eso es lo que te estamos ofreciendo aquí.

Cómo detectar las creencias

La ciencia ha dicho siempre que el ser humano común utiliza el 10% o menos de su capacidad cerebral. Esto no significa que todo el 90% restante del cerebro esté apagado o en desuso, sino que el 90% de las cosas que hace nuestro cerebro las hace automáticamente, inconscientemente. Si pudiéramos acceder de forma consciente a esas áreas del cerebro experimentaríamos habilidades sorprendentes.

Ahora mismo tú no eres consciente de tu pestañeo, lo haces sin pensar. No necesitas pensar en el latir de tu corazón, ni en que tus intestinos procesen los alimentos, ni en que tus células absorban los nutrientes de la sangre, ni en que tus riñones filtren y limpien la sangre dejando la suciedad en forma de orina. No necesitas pensar en que tu sistema inmune cree anticuerpos, o en que tus pulmones absorban aire. Todo lo que sucede en tu cuerpo y que además es vital, sucede automáticamente. Tu cerebro está enviando esas órdenes, está trabajando sin que tu mente consciente tan siquiera lo note.

Así como tu cerebro te mantiene con vida porque constantemente mantiene en funcionamiento todos los sistemas de tu cuerpo, también está constantemente activando emociones (incluso a nivel físico genera hormonas y sustancias químicas según tu estado de ánimo, que entran en la sangre y afectan a todas tus células; ya ves por qué el estrés mata), generando pensamientos que crees haber creado de forma lógica, tomando decisiones que crees haber analizado pero que no fue así, y haciéndote actuar en el mundo. La parte consciente es mínima, y esa es la que se corresponde con el 10% o menos que los científicos siempre citan. En este curso lo hemos mencionado antes como un 15%, aunque no es algo que se pueda medir con exactitud matemática ni que sea igual para todas las personas.

Ampliar este uso cerebral no es otra cosa que ser consciente de todo lo que no somos conscientes. Controlar voluntariamente más áreas del cerebro. Ya viste a lo largo de todos nuestros artículos y lecciones que solo con grabar algo nuevo en tu mente inconsciente tu mundo entero cambia porque esta parte de tu mente trabaja sin descanso, continuamente, incluso mientras duermes. Así pues, lo que tenemos por ahora en mano es esto: la mente es la que crea tu mundo y por tanto lo que grabes en ella se volverá realidad por inverosímil que parezca.

Así pues, lo más importante es detectar tus creencias limitantes, y para ello te traemos un TEST muy simple que podrás descargar para hacer ahora mismo GRATIS. Lo único que debes hacer para poder verlo es compartir este contenido eligiendo tu red social favorita y listo:

Tu nos regalas UN CLIC y nosotros un AUDIO COMPLETO

Sí, solo por compartir o dar ‘me gusta’ desbloquearás aquí mismo GRATIS el AUDIO COMPLETO. Lleva este contenido contigo a donde vayas y escúchalo mientras corres, haces deporte, viajas a tu trabajo, o cuando tienes un tiempo para ti.

Solo has clic en el botón de tu red social favorita y aparecerá el audio. Podrás escucharlo aquí o descargártelo.

The following two tabs change content below.
Como experto en Desarrollo Personal, Oratoria y Negocios, me especializo en desarrollar cursos y contenido de ALTO IMPACTO, transmitiendo el conocimiento con elocuencia y motivación. Ejerzo como Coach de Desarrollo Personal potenciando a más y más personas cada día para que logren crear de sus vidas lo que siempre soñaron.