No eres libre, jamás lo fuiste, y lo peor de todo es que estás condenado/a a cadena perpetua.

Y lo peor del asunto ¿sabes qué es? Que tú así lo has elegido. Así lo eliges cada día.

Estamos en una sociedad donde se nos ha vendido la ilusión de libertad desde que somos pequeños. Sin embargo estamos aún más cautivos que cualquier convicto, y lo peor de todo es que estamos sentenciados a cadena perpetua.

Esto que puedo estar diciendo podría parecer pesimista, pero no es otra cosa que la pura verdad. Y como siempre hacemos en KA EduSoft, para cada problemática que planteamos también te mostramos una de muchísimas soluciones, porque no existe problema que no pueda ser resuelto, y no existe nunca una única solución a los problemas.

No eres libre ahora y jamás lo fuiste antes

Una afirmación que muchos se verán tentados a debatir. Pero si te detienes un minuto a pensar en la vida cotidiana te encontrarás con algo así: Te levantas temprano para ir a trabajar o a estudiar (incluso quizá para hacer las dos cosas <<¿trabajar en qué? ¿estudiar qué?>>), cumples tu jornada laboral de ocho horas haciendo algo que seguramente detestas, soportando órdenes que seguramente te estresan y aguantando a un jefe o jefa que quizá ni te cae bien. Llegas a casa cansado o cansada a hacer la cena, quizá en el camino recogiste a los niños (si tienes hijos), y casi seguramente tendrás una discusión con tu pareja. Si puedes, al final del día mirarás algo de televisión (pura basura), te darás un baño y te irás a dormir solo para repetir lo mismo al día siguiente. Dinero, gastos, trabajo, préstamos, tarjetas de crédito, hijos… son los pensamientos que más abundarán en tu mente.

Tu semana pasará así, cada día. De lunes a viernes es lo mismo (para algunos incluso abarca sábado y domingo). El domingo sufrirás porque mañana será lunes y odias los lunes. El viernes estarás “feliz” porque vendrá el fin de semana y no tienes que ir a trabajar (“al fin viernes”). Aunque el fin de semana será casi igual de monótono que siempre.

Tu mes pasará así, semana tras semana. Esperando el día de cobro, para pagar tus  cuentas y darte cuenta de que apenas te alcanza. Quedarás, “si tienes suerte”, con lo justo para llegar a gatas al cobro del mes que viene. Así que te pasarás nuevamente todo el mes esperando el día de cobro. Vivirás tus días a la espera de que estos pasen lo más rápido posible.

Cuando quieres acordar ya es fin de año y se vinieron las fiestas. Habrá que festejar navidad y año nuevo. Habrá que visitar parientes o recibirlos en casa. Habrá que armar el árbol y comer mucho. Habrá que comprar regalos y gastarnos casi todo el dinero extra porque justamente son fechas diseñadas para eso, para que te lo gastes todo. Si te alcanza te tomarás unas “vacaciones” en la licencia en las que casi no descansarás. Te irás a la playa como todo el mundo a pagar todo carísimo y andar de un lado para otro, en lugares atestados de gente, hasta que tus días de licencia se agoten y todo vuelva a empezar. Otra vez al trabajo. Y todo ha sucedido casi sin darte cuenta, como arrastrado/a por un maremoto gigante que no te da tregua alguna.

Así pasan tus años. Uno tras otro. Todo diseñado, todo estructurado. Y tú viviendo una vida que no te gusta creyendo que eres libre no decidiendo prácticamente nada. Pero claro, te puedes comprar un televisor plasma de 49 pulgadas, o un nuevo coche 0 Km en cómodas cuotas, o pedir un préstamo para comprar un montón de “lujos” que hoy te satisfacen y mañana te molestarán mientras los sigues pagando. Claro, la etiqueta del producto decía “Felicidad incluida”, pero en la letra pequeña (la cual nunca lees) dice “solo mientras lo compra”.

¿Eres libre? ¿O estás encadenado a un montón de grilletes que no quieres mirar mientras sostienes las llaves en tus manos sin atreverte abrirlos porque TE DA MIEDO?

¿Píldora roja o azul?

El concepto fue popularizado por la película The Matrix, aunque es mucho más antiguo que ella. En este film los humanos viven en un mundo virtual, una ilusión, creyendo que es real, pero no lo es, solamente están viviendo un sueño, un sueño compartido mientras el verdadero mundo está fuera de este sueño. En la primera película, al personaje principal, Neo, se le ofrecen dos píldoras: la roja y la azul. Si él elige la roja la verdad será revelada tal cual es y no podrá volver a su vida actual, a su mundo de sueños. Si elige la azul se olvidará de todo el asunto y podrá continuar con su vida como hasta ahora, como si nada hubiera pasado. La película, que te invito a ver, es muy profunda y más allá de las escenas hollywoodenses de acción, las discusiones que plantea son dignas de análisis (entre ellas todo el contenido de este artículo).

Si la píldora roja te muestra la verdad del mundo, por dura que sea, y te hace libre, mientras la píldora azul te miente y te mantiene cautivo y a su vez “más cómodo” ¿cuál elegirías tú? Responde antes de seguir leyendo, e intenta argumentar tu respuesta, poner un por qué.

En esta realidad, ahora mismo, frente a tus ojos, en la pantalla de tu celular, computadora o tableta, tienes un atisbo de píldora roja: este artículo. Puedes elegir la pastilla roja, que equivale a seguir leyendo y luego aplicar algo de lo que te digo, o bien, elegir la pastilla azul, que equivale a dejar de leer esto y continuar perdido/a en Facebook y en tu zona de confort (haz clic para leer el artíiculo), quejándote de tu vida y sintiéndote insatisfecho/a.

¿Qué eliges tú? En general la vida es más generosa que en The Matrix, y tienes casi infinitas oportunidades de elegir la pastilla roja (ver la verdad) o la pastilla azul (seguir como hasta ahora). El problema pasa por el simple hecho de que continuamente estás eligiendo la pastilla azul.

Las personas no quieren pensar. No quieren ver la realidad. Porque ver la realidad es ser libre, y ser libre implica ser responsable de uno mismo y de su propia vida. Mientras no eres libre puedes culpar a tu carcelero de las cosas, todo es su responsabilidad, pero si eres libre entonces todo es TU responsabilidad, porque ambas cosas van juntas. Esto, que parece estúpido, es una realidad, es algo cierto. ¿A caso no es todo culpa del gobierno actual? ¿No es todo culpa de tu jefe o jefa? ¿No será que tus padres arruinaron tu vida con sus errores? ¿O quizá tu signo del zodíaco? ¿Las formas misteriosas en las que obra Dios? ¿O la crisis mundial? A no, ya sé, el o la imbécil de tu pareja lo arruina todo.

¿A quién culpas tú?

La píldora azul

Esa que eliges todos los días mientras vas por la vida en modo automático. Cuando eras niño o niña de pronto te viste imbuido en un sistema educativo, en una escuela. Allí se te enseñaron un montón de cosas excepto a pensar (esto lo hablamos en el artículo Las limitantes que la escuela te ha dado – haz clic para leerlo ahora). Se ha comprobado científicamente que el paso por las instituciones académicas actuales reduce en un 80% la capacidad creativa de las personas, al punto de que al terminar la secundaria casi no son capaces de resolver problemas cotidianos porque se cierran a pensar de una sola manera (puedes comprobar esto contigo mismo en el artículo ¿Qué tan bien resuelves tus problemas? – haz clic para leerlo ahora-, también puedes buscar en Google sobre lo que acabo de decir y sobre patrones de pensamiento e indefensión aprendida).

Los seres humanos, que nos creemos superiores al resto de los animales, que nos creemos inteligentes, somos sumamente manipulables. Para una persona cualquiera como tú o como yo, ejerce una extremada presión lo que hacen los demás, y cuantas más personas lo hagan peor es.

Hacemos lo que se espera de nosotros y lo que la mayoría hace. ¿Cómo sería posible instaurar una moda si no? Pídele a las grandes compañías que paguen marketing en Hollywood para que un actor o actriz vista de tal o cual manera, luego que hagan eventos de modelaje y finalmente que pongan la nueva colección invierno/verano en las estanterías. Automáticamente todo el mundo vestirá igual.

¿Cómo un ser inteligente es capaz de inhalar humo venenoso por su propia voluntad? ¿Por qué un ser humano inicia con el hábito de fumar si al principio es algo asqueroso y hasta doloroso para el cuerpo? Sin embargo, y por más campaña anti-tabaco que se haga, las personas fuman, toman un cigarrillo sabiendo que contiene cientos de venenos, que daña sus pulmones, sus arterias y sus neuronas, y aun así lo fuman voluntariamente. ¿Quién les vendió eso? ¿Cómo puede ser que la venta de drogas sea uno de los negocios más lucrativos del mundo?

Vas por la vida pasando por la escuela primaria, luego la secundaria, y si lo logras, la universidad, eligiendo alguna carrera que más o menos te agrade para conseguir un empleo que más o menos te dé para vivir. Formarás una pareja porque parece que la gente sin pareja es fracasada, tendrás hijos antes de los treinta porque parece que más tarde que eso está mal, y si todo sale bien, te jubilarás teniendo quizá tu casa propia y un salario casi decente. Esto es cada vez menos cierto teniendo en cuenta la Era Digital en la que estamos y la pérdida laboral que habrá en los próximos años (haz clic para leer el artículo Empleo en 2030 – haz clic para leerlo ahora).

¿Alguna vez te has detenido a pensar por qué haces todo lo que haces? Si no lo has hecho, ahora es el momento.

Píldora roja

La píldora roja está siempre ahí ante tus ojos. Es la tijera con la que cortas los hilos que te mueven. Hasta ahora ninguna de tus decisiones ha sido consciente. Todas tus decisiones son insconscientes, son emocionales. A nivel de marketing cada vez se especializa más en vender a las emociones y no a la lógica. ¿Cómo es posible que Coca-Cola venda felicidad con una bebida que es cafeína, azúcar y químicos cancerígenos? Sin embargo la compramos en cada evento y fiesta que hacemos, no puede faltar. ¿Cómo es posible que Mc Donals venda millones de dólares en hamburguesas que todos sabemos son nefastas para la salud? ¿Cómo puede ser que las empresas de desodorantes corporales (antitranspirantes) nos vendan constantemente sexo y pareja? ¿Cómo puede ser que las religiones aún nos hostiguen con un dios iracundo y vengativo que solo piensa en castigarnos y juzgarnos por nuestras “malas acciones”? ¿Cómo es posible que las mujeres se revelen contra el patriarcado mientras siguen vistiéndose sexys para competir con las demás y “conquistar” así a los hombres? ¿Y cómo es posible que los hombres nos creamos más hombres mientras “más sexy” es la mujer con la que estamos y mientras más mujeres llevemos a la cama?

Nada,  nada lo haces conscientemente. No piensas las cosas. Reaccionas. Lo haces todo por impulso y luego te buscas una excusa lógica con la cual convencerte a ti mismo o a ti misma de que eso que has hecho es inteligente y lógico. Pero no lo es. No has elegido a tu pareja de forma “lógica”, ni te has casado por un motivo específico. No estás en el trabajo que estás porque lo hayas elegido ni has estudiado como estudiaste porque hayas pensado en ello. Más bien todas esas ideas y valores te han sido inculcados desde la infancia. Te invito a leer el pequeño e-book que puedes descargarte aquí debajo donde hablamos un poco más en detalle de esto.

La píldora roja está frente a ti porque tanto ella como la azul solo habitan en tu mente, y tu mente es lo único que puedes controlar a voluntad en el universo. Pero para hacerlo tienes que dejar de permitir que los demás te manipulen. En tanto el sistema, el gobierno, el marketing, Facebook, tus padres, tus amigos, tu jefe, tu pareja, tus hijos, y todo el mundo te manipule estarás eligiendo la píldora azul. Cuando DECIDAS dejar de ser una marioneta, recién allí empezarás a elegir la píldora roja. Pero ten cuidado, llevas tantos años tomando la píldora azul que ya eres adicto/a a ella, y en un pestañeo estarás bajo su efecto otra vez.

Para tomar la píldora roja lo primero que tienes que hacer es CUESTIONAR todo. Cada idea que tengas en tu cabeza, tus valores, la forma en que “las cosas deben ser hechas”. De este modo comenzarás a usar otra vez lo que nunca debiste dejar de usar: tu mente. Incluso debes cuestionar todo este artículo, ponerlo en perspectiva, dudar de él. Piensa esto: <<¿Y si esta gente de KA EduSoft tuviera toda la razón y las cosas fueran tal cual ellos dicen?>>, y luego piensa <<¿Y si estos tipos de KA EduSoft estuvieran totalmente equivocados con todo lo que dicen?>>.

Osho, por ejemplo, uno de los grandes pensadores contemporáneos, cuando daba clases de filosofía, enseñaba a sus estudiantes los temas que le pedían que diera, los que estaban en el programa. Explicaba los argumentos de por qué esas ideas eran válidas. Luego, volvía a explicar los mismos temas refutándolos por completo, explicando por qué esas ideas no eran válidas. ¿Cuál era la lógica detrás de eso? Que los estudiantes aprendieran a pensar por sí mismos y no solo que absorbieran ideas ya masticadas.

Si entiendes lo que quiero decir, te darás cuenta de que la forma de ser libre es cuestionar todas las ideas que otros te dan, a fin de que puedas tomar y absorber aquellas que realmente van contigo, y descartar las otras. Esto, claro está, sin cerrarte a nada. Cuando tomas nuevas ideas debes defenderlas, pero a la vez abrirte a que quizá luego llegue una verdad superior que descarte tu verdad anterior. De este modo, crecerás. Si te cierras y defiendes un ideal solo porque has creído en él durante años entonces el orgullo gobernará tu vida.

Tienes que tener cuidado, porque estamos muy acostumbrados a aplicar la indefensión aprendida en nosotros mismos. Esto, significa que le damos poder a las personas e instituciones que consideramos autoridades en algo. Por ejemplo, tú puedes considerar que nosotros somos autoridades en desarrollo personal, y por tanto te verás inclinado/a a dar por buenas nuestras ideas sin cuestionarlas. Al leer este artículo, si no te detienes a analizarlo y cuestionarlo sencillamente nos otorgas poder, el poder de manipularte y convencerte fácilmente de nuestras ideas. Por supuesto, nuestras ideas tienen buenas intenciones, pero ese argumento te lo dirá todo el mundo. ¿Cómo distingues lo que es bueno para ti de lo que no lo es sin otorgar poder a terceros?

Pregunta

Una de las herramientas más poderosas y uno de los regalos divinos más potentes que el ser humano posee: la pregunta. Nuevamente te digo, cuestiona. Hazte preguntas de las cosas. Pregúntate siempre <<¿Y si las cosas no son para nada lo que yo creo que son?>>.

En este artículo te estoy invitando a tomar nuevas ideas, a la vez que te invito a cuestionarlas y a descartar todo lo que crees saber hasta ahora. Esto, por supuesto, es un proceso. En general las personas necesitan de una guía para lograr desprenderse de la píldora azul, para cortar los hilos. También te encontrarás con muchas personas que no quieren soltar los hilos, y están en todo su derecho. La prisión siempre es más sencilla de tolerar que la libertad. En una prisión otros se hacen cargo de mí, en la libertad yo soy responsable de mí mismo.

Establecemos nuestra zona de confort (léete el artículo haciendo clic aquí) y nos quedamos en ella, cómodamente incómodos, quejándonos de todo. ¿A caso la gente no habla siempre de problemas? ¿A caso los chimes no abundan? ¿Por qué Facebook es tan exitoso? ¿Qué haces tú tantas horas frente a esta plataforma regalando tu información personal?

La píldora roja te invita a liberarte. Toma cursos. Lee libros nuevos, libros que te hagan pensar. No novelas ni periódicos. Lee libros de autoayuda que te inviten a abrir los ojos. Toma cursos con nosotros o con cualquier otra institución o persona que se dedique al desarrollo personal, porque ese el camino que te liberará de las ataduras. Y siempre, lo hagas con quien lo hagas, leas el libro que leas, escuches a quién escuches, CUESTIONA. Ten cuidado con otorgar poder a terceros y dejarte influir así como si nada. Está bien aceptar conocimiento de los demás, ideas y valores, pero intenta siempre ser consciente de lo que estás aceptando y de lo que estás rechazando.

¿Quieres saber más? Coméntanos.

The following two tabs change content below.
Nuestra meta es investigar, desarrollar y generar contenido de alto impacto que potencie tu vida en todos los aspectos que son importantes para ti. Utilizamos así todos nuestros recursos, formando equipos profesionales y aprovechando la tecnología al máximo para que puedas acceder de la forma más sencilla posible. Tu desarrollo es nuestra prioridad: www.kaedusoft.edu.uy