Espera ¿No tienes tiempo de leer todo el post? Bájalo GRATIS en formato AUDIO

Solo por compartir o dar ‘me gusta’ desbloquearás aquí mismo GRATIS el AUDIO COMPLETO.

¿Alguna vez te preguntaste cómo utilizar la Ley de Atracción? ¿Has intentado “pensar” en lo que quieres y no tienes ni un resultado satisfactorio? Bien, en este artículo aprenderás a hacerlo correctamente y a evitar los típicos errores que todos los novatos cometemos cuando conocemos esta ley.

En el artículo La verdad sobre la Ley de Atracción expliqué por qué ésta funciona y cuáles son las cosas que hay que tener en cuenta para poder comprenderla. Si no lo leíste haz clic aquí y léelo antes de seguir. Algunas personas no necesitan esa comprensión y simplemente la aceptan, pero otras que, como yo, son más escépticas, necesitan una “explicación” lógica al asunto.

La Ley de Atracción es una de las leyes universales más poderosas, aunque por supuesto no es la única. Seas consciente de ella o no, la estás aplicando constantemente en tu vida, para bien o para mal, estás sintiendo su efecto. Así como la Ley de Gravedad te mantiene sujeto al suelo y te hace volver a él cada vez que te alejas, creas en ella o no, seas consciente de ella o no, la Ley de Atracción funciona en todos nosotros. Así como esa Ley de Gravedad es una ley universal, una ley física que dice que “los cuerpos se atraen entre sí y esta fuerza de atracción es más fuerte en tanto más grande son los cuerpos y más corta la distancia entre ellos”, la Ley de Atracción es una ley física que indica que vibraciones similares de energía se atraen entre sí.

En este artículo te explicaré cómo aplicar la Ley de Atracción en tu vida de forma consciente para que comiences a atraer solo cosas que quieres y alejes cosas que no quieres. Te sugiero igualmente que leas antes el artículo La verdad sobre la ley de atracción ya que allí tienes bastante información de importancia para que este proceso fluya de la mejor manera.

Entendiendo la Ley de Atracción

En nuestros cursos sobre Psicología del Éxito, así como en nuestras sesiones de Coaching, libros y talleres, enunciamos a esta ley como la Sexta Ley, precediéndola así por cinco leyes universales de igual importancia. Enunciarlas y explicarlas a todas sería muy extenso para un artículo solo, así que resumiré lo esencial y focalizaré en la Ley de Atracción, que dicta lo siguiente:

“Atraes a tu vida todo aquello que está en armonía con tus pensamientos dominantes.”

Este enunciado tiene algunas cosas a tener en cuenta y que la gente suele pasar por alto. En primer lugar se dice que uno atrae todo aquello, es decir, cualquier cosa, persona, situación, circunstancia, evento, sentimiento y todo lo que se te ocurra. Estas cosas estarán en armonía, es decir, tal como sucede con todo en la naturaleza se forma un equilibrio automáticamente, una especie de ecosistema. ¿En armonía con qué? Con tus pensamientos dominantes, y esta última frase es la más importante. Pensamientos dominantes.

Ahí es donde la película El Secreto (y el libro también) hace foco, sin embargo tiende también a confundir. Las personas creen que por estar un mes pensando en el nuevo auto que quieren, o en mejor salud, o en encontrar al amor de su vida, están haciendo de esto su pensamiento dominante. Sin embargo los pensamientos dominantes están en lo profundo de nuestro subconsciente y son los que alimentan esa charla interna que llevamos en nuestra cabeza todo el día. ¿Qué te dices constantemente dentro de tu cabeza? Porque déjame decirte que todos nos hablamos a nosotros mismos, todos, y en general esa charla es bastante negativa.

Tenemos el hábito de hablarnos en forma negativa constantemente y por tanto pasamos más tiempo del día en vibración negativa que en vibración positiva. Así que hacemos más fuerza por atraer lo que NO QUEREMOS que por atraer lo que SÍ QUEREMOS.

Asimismo los pensamientos por sí solos no atraen nada. No es que te imaginas tu nuevo auto rojo aparcado y aparecerá. Tienes que sentirlo como si ya lo tuvieras. Esto lo menciono en La verdad sobre la Ley de Atracción. Atraemos lo que sentimos, no lo que pensamos.

El sentimiento es el lenguaje del universo, esto no lo digo yo, lo han dicho cientos de autores en diversos momentos de la historia. Así que tienes que SENTIR lo que quieres como si ya lo tuvieras, y para eso el primer paso es el pensamiento.

Atraes aquello que vibra como tú vibras

En La verdad sobre la Ley de Atracción introduje la escala de Hawikins, que es una forma de medir que tan alto o tan bajo vibran las emociones humanas. Esta escala está dada por el Dr. David Hawkins de la siguiente manera:

Así pues según lo que sientes en un momento determinado es lo que atraes. Puedes sentir tu vibración en tu propio cuerpo. Cuando te enojas se siente opresión en el pecho ¿verdad? Cuando te entristeces se siente un nudo en la garganta. Cuando te estresas se te tensan los músculos de la espalda y hasta tu corazón, que también es un músculo. Cuando estallas en ira se dilatan tus vasos sanguíneos del rostro y por eso quedas “rojo de ira”, liberas cortisol en tu torrente sanguíneo y afectas a varios órganos más. Por eso luego de una explosión de ira te sientes agotado ¿o no?

Las emociones generan además pensamientos asociados a ellas. Cuando te enojas pensarás en el motivo de tu enojo y te enojarás aún más. Cuando alguien te falta el respeto te indignarás y eso generará una emoción y en consecuencia una vibración que se verá en todo tu ser, en tu actitud, en tu cuerpo, en tu expresión.

Así pues según sientes vibras y según vibras atraes. Es así de simple.

La forma correcta de pedir

La Ley de Atracción ha sido descubierta desde la antigüedad y enunciada de diferentes maneras. Lejos de querer ser religioso, pues no lo soy, citaré cómo el propio Jesús la enunciaba. Recuerda que la biblia no deja de ser un libro de filosofía y metafísica si se lo sabe leer bien. Quién sea religioso tiene aún más motivos para leerlo.

Jesús enunciaba esta ley de la siguiente manera:

“Pide y te será dado, busca y encontrarás, llama y se te abrirá.”

Encontrarás ese enunciado en cualquier biblia sin importar la religión.  En el budismo encuentras esta frase:

“Para tener buena salud, encontrar la felicidad verdadera en la familia y traer paz a todos, el hombre debe primero controlar su propia mente. Si lo logra, habrá llegado a la iluminación, y toda la sabiduría y virtud vendrán naturalmente a él.”

Hablaré de ello más adelante, pero como ves esto ha sido enunciado de mil formas diferentes. Si te tomas la libertad de buscar encontrarás a la Ley de Atracción en toda la filosofía de la historia humana.

Ahora bien, esto nos lleva de nuevo al principio: la gente cree que con mantener un pensamiento por varios días, semanas o incluso un mes estará aplicando la Ley de Atracción, y si bien hay parte de verdad en eso, en general no funciona.

Como dije en La verdad sobre la ley de atracción, Neale Donald Walsch en su libro Conversaciones con Dios (lejos de ser religioso es un libro filosófico y metafísico), nos explica que, según su relato, le preguntó a Dios por qué no recibimos lo que pedimos, a lo que Dios le responde que cuando uno ora pidiendo algo solo lo aleja de sí. Me tomo el atrevimiento de citar un pequeño párrafo del libro:

Neale: “¿Significa que no puedo pedir nada que desee? ¿Me estás diciendo que rezar por algo en realidad aleja ese algo de nosotros?”

Dios: “Esta es una pregunta que ha sido respondida a través de los siglos, y que ha sido respondida cada vez que se ha formulado. Pero no han escuchado la respuesta, o no quieren creerla. Responderé de nuevo, con palabras de hoy, en un lenguaje actual, de la siguiente manera:

No tendrán lo que piden, ni pueden tener nada de lo que quieran. Y ello porque su propia petición es una afirmación de su carencia, y al decir que quieres una cosa únicamente sirve para producir esa experiencia concreta – la carencia – en su realidad.

Un ejemplo aclara esto más fácilmente: Si le dices a alguien “Podrías ser más honesto” ¿qué le estás diciendo? Pues que no es honesto, podría serlo, pero no lo es. Así hace la gente cuando pide al universo, a Dios, a la vida misma. Pide desde la carencia. “Quisiera tener más dinero para pagar mis deudas”, “Por favor, dame salud”, “Envíame al amor de mi vida”.

Todas esas formas de petición no dejan de confirmar tu carencia. Dime ¿has visto alguna vez a alguien pedir estando contento? Imagina a alguien orando por salud o por amor ¿cómo lo pide? En general lo pide triste, abatido, amargado. Y como ya expliqué en este artículo y en La verdad sobre la Ley de atracción, lo que sientes es lo que vibras y lo que vibras es lo que atraesJesús decía:

“Al que tiene le será dado, y al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado.”

Es la típica frase que usamos hoy día:

“El rico se hace más rico y el pobre se hace más pobre”.

Y la explicación es fácil: el rico piensa en la riqueza, en la abundancia. Siente la riqueza y la abundancia. Y es lo que obtiene. El pobre piensa en la carencia y la pobreza, en el hambre y la miseria. Así pues es lo que obtiene. No en vano se dice que “los pobres deberían invitar a los ricos a su mesa”.

La Madre Teresa nunca iba a un evento en contra de la guerra, iba a eventos a favor de la paz. No puedes erradicar la guerra si focalizas en ella. Ir en contra de la guerra solo traerá imágenes de guerra y atraerá guerra. Ir a favor de la paz traerá imágenes de paz y atraerá paz. Esta sutileza es sabiduría pura. No ayudarás a erradicar la pobreza pensando en pobreza. Erradicarás la pobreza pensando en abundancia, no en carencia. No hagas marchas en contra de la pobreza, haz marchas a favor de la abundancia.

Ahora bien. Si esto es así ¿cómo le haces para pedir algo si al hacerlo pides desde la carencia?

El proceso de obtención y lo que “El Secreto” no dice

Que quieras salud, amor, dinero, paz, un auto nuevo, una casa más grande, una pareja comprensiva, o lo que se te ocurra, no quiere decir que te será dado tal cual tú lo esperas ni en el momento que tú lo esperas. En general obtendrás lo que deseas (todo lo que te rodea de una forma u otra lo has deseado) pero para poder tomarlo debes cumplir un proceso. Ese proceso es único para cada persona.

Un ejemplo te lo esclarecerá: imagina que quieres un auto nuevo, último modelo. Bajas fotos de internet, ves videos del auto. Lo imaginas y lo sientes como si ya fuera tuyo. Lo haces todos los días, piensas en ese auto cada vez que te acuerdas. Ves autos rojos en la calle. Vibras autos rojos, eres un auto rojo. Sin embargo el auto rojo no llega. Pues bien, resulta que para que puedas tenerlo tienes que pasar un proceso. Quizá tu jefe te pide una nueva tarea horrible, tediosa y difícil. Algo que en general no pasa. Tienes dos opciones, hacerla de buena gana o hacerla de mala gana (porque si no lo haces pierdes tu empleo). Resulta que sabes que tienes que vibrar alto así que la haces de buena gana. Lo haces tan bien que sorprendes a tu jefe y te da un aumento, junto a más responsabilidades. Mientras tanto sigues pensando y sintiendo ese auto rojo. Con tus nuevas responsabilidades te dan la opción de tomar un nuevo cargo en tu empleo. Decides tomarlo y resulta que la compañía regala un auto a los mejores empleados del año. Como vibras alto haces tu mejor esfuerzo y lo ganas. Ahí está tu auto rojo.

Ahora bien, fue un proceso. Y tuviste que tomar decisiones. Eso es lo que “El Secreto” no deja muy claro. La Ley de Atracción requiere ACCIÓN, requiere que tomes las oportunidades. Porque lo que quieres no llegará tal cual así como así, tú tendrás que tomarlo y para poder hacerlo tendrás que hacer los procesos necesarios.

Otro ejemplo: pides por salud. Has aprendido a hacerlo de forma correcta. Así pues un día vas por la calle y te encuentras a un conocido que hacía tiempo no veías. Se ponen a hablar y le cuentas un poco tu situación y te recomienda a un amigo. Así que contactas a ese amigo (esa es la acción), que no es médico, pero se curó de algo similar. Hablan un poco y te cuenta sobre la biodescodificación. Buscas información y decides (otra vez la acción) ir a una sesión. El especialista te recomienda hacer un tratamiento de varias sesiones y tú lo haces (otra vez la acción). Así mejora tu salud.

No fue magia. El camino te es mostrado y tú tienes que recorrerlo. Eso es Ley de Atracción. A veces el camino es corto y eso que quieres llega fácil. A veces es más largo y requiere de varias decisiones, algunas incluso que te darán miedo.

Un último ejemplo: quieres que tu pareja te apoye y te comprenda. Así que aplicas la Ley de Atracción. Pues resulta que a partir de ahí todo empeora con tu pareja hasta que se terminan separando luego de varias discusiones y malos momentos. Te sientes abatido/a y deprimido/a, pero intentas vibrar alto porque sabes que así funciona la cosa. Al cabo de unos meses conoces a alguien y empiezan a salir, y resulta que era una persona más adecuada para ti. Pero tuviste que decidir dejar a tu pareja para conocer a esta nueva persona. Tuviste que pasar un proceso de ruptura para crecer con él y estar más preparado/a para congeniar con esta nueva pareja que te ha sido dada.

Para aplicar la Ley de Atracción se necesita FE. Y me refiero a la FE en el más amplio sentido de la palabra, FE de que todo va a pasar como deba pasar y que en el momento adecuado lo que pides te será dado.

Creer que es real

Hay dos cosas que debes saber de la mente subconsciente. Primero que nada no reconoce la negación o lo negativo. Por ejemplo, si te digo que NO pienses en un elefante. ¿A qué sí lo hiciste? NO pienses en una manzana roja y jugosa. ¡Jah! Seguro pensaste en una. Pero te dije que no lo hicieras. Eso sucede con los niños, dile a uno que no haga algo e inmediatamente se imaginará haciéndolo.

Es como cuando quieres ir de paseo el fin de semana y te dices: “Ojalá no llueva”. ¿Y qué ves en tu mente al decir eso? Un maldito día lluvioso. No ves un día soleado. Así que al final terminas atrayendo un día lluvioso y no uno soleado porque tú mismo/a has hecho foco en lo que no quieres en vez de en lo que sí quieres.

La segunda cosa que debes saber sobre la mente subconsciente es que no distingue fantasía de realidad, lo imaginario de lo que no lo es. La mente consciente sí puede (casi siempre), pero la mente subconsciente no. Así que si imaginas algo con suficiente fuerza generarás también las emociones relacionadas con ello.

Por eso se dice que “pidas como si ya fuera tuyo”, que imagines y vivas en tu mente el evento que quieres tener en tu vida real. Asume la postura corporal, siente lo que sentirías si eso que quieres ya fuera tuyo.

Si alguna vez pudiste ver una película en 3D pero con un buen efecto 3D (no esas que pagas el 3D y no notas la diferencia entre verla con lentes o sin ellos), de esas que parece que las cosas salen de la pantalla, es posible que hasta hayas puesto tus brazos frente a ti para cubrirte o hayas esquivado el objeto que “salía de la pantalla”. Conscientemente sabes que no hay nada, que es solo un efecto visual, pero tu mente subconsciente no puede distinguir eso y activa los mecanismos necesarios para mantener tu integridad física.

Así pues, piensa en positivo. Si quieres un día soleado di “Ojalá el fin de semana sea soleado y despejado” en vez de decir “Ojalá no llueva”. Así podrás tener en tu mente la imagen del día de sol y no de un día de lluvia. Aplica esto para todo lo que quieres.

7 claves para aplicar la Ley de Atracción

Si tienes en cuenta el artículo La verdad sobre la Ley de Atracción y este mismo artículo, habrás entendido por qué a pesar de enfrascarte en un pensamiento “dominante” es posible que no tengas resultados. Lo importante es lo que sientes, lo que ves realmente en tu mente, cómo vibras y qué es lo que en realidad pides y enfatizas.

Veamos algunos  puntos clave, que ya han sido mencionados pero que es importante tengas claros, para tener los mejores resultados al aplicar la Ley de Atracción. Recuerda que siempre la estás aplicando, para bien o para mal. Es momento de que lo hagas de forma consciente.

Paso 1 – Eliminar el sentimiento de carencia

Ya expliqué que cuando uno pide algo suele hacerlo enfatizando la carencia de eso mismo. Pides salud porque careces de ella, pides dinero porque careces de él, pides amor porque te hace falta más amor. Inconscientemente cuando pides estas cosas sientes la carencia, imaginas y vives la carencia y te amargas. Vibras bajo.

Una forma relativamente sencilla de eliminar este sentimiento es a través de la gratitud. Simplemente agradece por todo lo que tienes, aunque sea poco o no estés conforme. Agradece por tu casa o por el techo que te cubre, agradece por estar leyendo esto, agradece por las personas que están a tu lado o que te han ayudado, agradece por estar vivo y respirar, agradece por cada cosa que tengas hoy, material y no material. Cuando puedes valorar lo que tienes es que puedes empezar a pedir más.

Cuando valoras lo que tienes, cuando te sientes agradecido por todo, eliminas el sentimiento de carencia y a partir de allí cambiará tu polaridad, vibrarás alto y podrás comenzar a utilizar la Ley de Atracción de forma positiva. Si no puedes hacer esto será difícil lograr lo demás.

Paso 2 – Define lo que quieres

Cuando has eliminado el sentimiento de carencia es importante que definas exactamente lo que quieres. Parece estúpido decirlo, pero las personas no saben lo que quieren. Deberás definirlo lo más exacto posible. Si puedes, escríbelo en una hoja de papel.

Al escribir algo lo estás, literalmente, llevando al mundo físico a través de papel y lápiz. Una idea se materializa en texto. Al escribir reafirmas en tu mente la imagen de eso que quieres y logras definirlo y sentirlo con claridad.

Por ejemplo, la gente pide dinero. Pero ¿es dinero lo que realmente quieren? ¿O será que quieren reconocimiento, o comprar una casa más grande con un auto? ¿O lo querrán para curar una enfermedad con un tratamiento muy caro? Entonces ¿por qué no piden realmente lo que quieren en vez de pedir el medio para lograrlo?

No pidas dinero si realmente no es dinero lo que quieres. Si quieres una casa más grande pide eso. Si quieres un auto pide eso. Si quieres la cura de una enfermedad pide eso. Existen infinitos medios para cada cosa, el dinero es solo uno. Pide lo que quieres y lo demás será dado de la mejor forma posible.

Si quieres dinero para poder vivir como se te cante la gana, entonces define cómo sería ese estilo de vida y pide eso: el estilo de vida. Y eso obtendrás.

No estoy diciendo que no pidas dinero, lo que estoy diciendo es que en general nadie quiere dinero, todos queremos lo que éste nos puede dar. Así que pide lo que quieres. Recuerda, el dinero es un medio no un fin. Así que pide el fin, y obtendrás el medio más adecuado, incluso dinero si es que éste es el más adecuado.

Paso 3 – Siéntelo como si ya fuera tuyo

Imagina, siente, vive eso que quieres en tu mente. Pero recuerda, primero siéntete agradecido/a por lo que tienes, entra en una sensación de que eres afortunado/a a pesar de todas las penas que hayas vivido. Esas penas eran necesarias y te han traído hoy aquí.

Imagina con fuerza, siente eso que deseas. Si puedes imprime y recorta imágenes y míralas. Ve videos de eso. Escucha música de eso. Siéntelo. Recuerda:

Como vibras atraes.

Paso 4 – Elimina la ansiedad

La ansiedad solo reforzará nuevamente la carencia. Es normal sentirse ansioso por lograr u obtener aquello deseado. Uno ve que pasan los días y no hay cambios. Nada raro pasó. Y empiezas a estar tan pendiente de ello que solo refuerzas la carencia, la falta de eso que deseas. Y te frustras. En la escala de Hawkins esto tiene una valoración de 100, extremadamente baja. Así como vibras atraes.

La ansiedad se elimina con fe, esa fe de que eso que quieres te llegará en el momento oportuno, de la forma más adecuada. Solo debes seguir pidiéndolo hasta que sea tuyo. Al entrar en ese estado se elimina la ansiedad.

Es como saber que ya estás en el camino. Esto es algo que profundizamos en los cursos, pero se trata básicamente de disfrutar todo el viaje, no solo el destino.

Paso 5 – Toma acción

No importa que tan alto vibres, lo que pides requerirá en algún momento que tomes las oportunidades que te son presentadas, que enfrentes los miedos necesarios para tener aquello que deseas. Tienes que salirte de tu zona de confort (léete el artículo).

Nada en este mundo físico sucede sin la acción. La palabra atracción conjuga la palabra atraer y la palabra acción, deriva del latín. Cuando una oportunidad llega deberás decidir tomarla. Tu libre albedrío jamás será anulado, tú tienes el poder de atraer y de tomar lo que atrajiste.

El asunto es que el camino para llegar a eso que deseas no es mostrado completamente, sino que lo vas descubriendo en la medida en que avanzas. Tener una mejor vida económicamente puede significar que ahora mismo pierdas tu empleo, pases un período de dificultades económicas y luego consigas uno mejor o incluso inicies tu propio emprendimiento. En el momento en que estás pasando penurias económicas dudarás de la Ley de Atracción porque ves justamente lo opuesto a lo que quieres. Y es allí donde tu fe se verá.

Si mantienes la visualización de lo que quieres sabrás, y te lo digo en serio, sabrás en cada momento qué debes hacer. Aunque tengas miedo, algo adentro tuyo te dirá cuál es el camino correcto. También algo adentro tuyo puede decirte cuál es el camino fácil (la zona de confort ¿recuerdas?). El camino fácil no te llevará a lo que quieres, aunque también es cierto que el camino correcto no siempre tiene que ser un infierno. A veces las cosas llegan de una forma tan fácil que no puedes ni creerlo.

Pero tienes que ir tomando decisiones y haciendo lo necesario para seguir avanzando en el camino de lo que quieres. Mantenlo firme en tu mente sin dudar, sin importar las circunstancias, y llegará. Elimina el sentimiento de carencia y la ansiedad, y cuando mires hacia atrás te sorprenderás de las cosas buenas que te han sucedido.

Paso 6 – Disciplina

Un viejo proverbio japonés dice lo siguiente:

“Tarde o temprano la disciplina vencerá a la inteligencia.”

Haz lo que tienes que hacer, cuando lo tienes que hacer, te guste o no. Siempre sabrás lo que debes hacer y cuándo. Olvida la dilación, la procrastinación, ese maldito hábito de dejar para después lo que sabes que debes hacer ahora.

Sé disciplinado/a en lo que haces y no importará tu estudio, tu inteligencia ni nada. Lograrás tu objetivo, sea cual sea.

Paso 7 – Perseverancia

“Solo puedes unir los puntos hacia atrás” – Steve Jobs

En el momento es muy complicado que podamos ver el verdadero valor o la lección que cierto evento o circunstancia nos enseña. Si nos han despedido de nuestro empleo, en el momento solo veremos la desesperación de perder nuestra fuente de sustento. Vemos cómo las deudas se nos vienen encima e incluso la posibilidad de perder nuestro hogar.

Solo cuando todo pasa, cuando luego de un tiempo tenemos un nuevo empleo, pasaron las aversiones y nos damos cuenta de lo bien que estamos ahora y lo mal que estábamos antes, es que podemos valorar la adversidad. Solo hacia atrás puedes valorar lo que tienes y lo que has vivido. En el momento la contaminación emocional te ciega. Nos pasa a todos.

Así que el séptimo punto es perseverar a pesar de todo. Seguir adelante sin importar los resultados. En nuestros cursos hablamos mucho del desapego a los resultados. Estamos en una sociedad donde queremos todo YA. Si los resultados no son inmediatos o a corto plazo entonces decimos que “no sirve”, que “nos fue mal”, que “perdimos el tiempo”.

No funciona así. Lo lamento. Si quieres un genio mágico que haga aparecer tus deseos al instante entonces entra en el mundo de Aladino. Pero ten en cuenta que los seres humanos no disfrutamos ni valoramos lo que no hayamos ganado con esfuerzo. Lo que te regalan o consigues de la nada no lo valoras. El proceso es lo que te da el contraste para valorar lo bueno. Si no conoces la carencia y lo malo no valorarás la abundancia y lo bueno.

Esto es lo que pasa con niños que crecen con padres que les han dado todo, o incluso en familias ricas. Uno no valora lo que siempre ha tenido justamente porque siempre lo tuvo. Es lo que hacemos. No valoramos el agua porque la tenemos siempre en abundancia, hasta tiramos la cisterna con decenas de litros de agua potable cada vez que vamos al baño. Espera a que el agua escasee y verás cómo guardas cada gota para lo elemental: beber, cocinar y lavarte (y ésto último hasta podría obviarse).

Persevera y sigue a pesar de la adversidad. Cada cosa que te pasa es una preparación para poder tomar aquello que reclamas. Ten fe en eso, y conseguirás lo que quieras.

Paso 8 – Dar y recibir

¿Pero cómo? ¿No eran 7 claves? Pues sí, te he dado siete claves para aplicar la Ley de Atracción al máximo rendimiento. Sin embargo entenderás también que cada una de estas claves requiere cierta práctica y superar ciertas trabas que algunas personas tienen y otras no. Para eso existen los cursos que dictamos. Algunas personas los necesitarán, otras no.

Así pues el último punto que comentaré aquí es: dar para recibir. Mucha gente dice “Yo prefiero dar que recibir”, y eso francamente es estúpido. Porque para que tú puedas DAR alguien tiene que poder RECIBIR. Si no DAS pero tampoco te abres a RECIBIR entonces por mucha Ley de Atracción que apliques no podrás tomar lo que quieres porque no estás abierto/a a recibir.

En la Biblia se habla de esto en un sin fín de lugares, así como en el Budismo y otras tantas religiones, doctrinas y filosofías de la humanidad:

El que es generoso prospera; el que reanima será reanimado.

Así que comparte esto que te ha sido dado gratis y que si lo lees bien y a detalle contiene mucho más de lo que en una sola lectura podría detectar. Si estás leyendo esto, de hecho, es porque la Ley de Atracción ha sido aplicada en tu búsqueda de prosperidad. Compártelo con todas las personas que sientas que les pueda ayudar. Cada vez que uno aprende algo, que cierto conocimiento llega a su vida, tiene la responsabilidad de compartirlo con otras personas, de darlo.

Aguardo también tus comentarios y preguntas sobre todo esto.

Saludos y mucha atracción positiva en tu vida.

Tu nos regalas UN CLIC y nosotros un AUDIO COMPLETO

The following two tabs change content below.
Como experto en Desarrollo Personal, Oratoria y Negocios, me especializo en desarrollar cursos y contenido de ALTO IMPACTO, transmitiendo el conocimiento con elocuencia y motivación. Ejerzo como Coach de Desarrollo Personal potenciando a más y más personas cada día para que logren crear de sus vidas lo que siempre soñaron.